relatos porno
webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
- 19 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
- 22 anos


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
- Edad 19


Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Caleño con suerte





Relato: Caleño con suerte

Caleño con suerte (¿era un día normal?) I



Era un día normal en la calurosa ciudad de Cali en Colombia,
eran aproximadamente las 8:10 de la mañana, cuando Cristián abordó el colectivo
que lo conducía a su trabajo al otro lado de la ciudad, por lo que le esperaba
un largo y aburrido viaje.


Cristián era un pelao de 23 años, recién graduado de la
universidad, alto, trigueño, pelo negro, buen cuerpo, delgado, lampiño y unos
labios de mierda que hacían delirar a cualquiera, en conclusión estaba de muy
buen ver; era de una buena familia y apenas comenzaba en una nueva empresa de
exportaciones. El colectivo solo tenia un puesto vacio, en la ultima fila al
lado de la ventanilla, junto a un señor de aproximadamente 33 años, cabello
castaño, fornido y brazos grandes, llevaba lentes oscuros y una camiseta blanca
muy ceñida que permitía que se notara sus tetillas por entre la tela, grandes,
erectas.


Cristian apenas vio la imagen del sujeto, sintió como un
escalofrío le recorrió todo el cuerpo para ir a terminar en su ano, donde sintió
unos cuantos espasmos de su esfínter: aunque la verdad, no se hizo muchas
esperanzas, ya que no tenia mucha suerte con los hombres, aunque ya había tenido
algunas relaciones anteriores ninguna lo habían satisfecho y sus encuentros eran
muy esporádicos, demasiado esporádicos pensaba el.


Eso era en parte a su incapacidad de arriesgarse, esperaba
demasiado, siempre tenia que estar seguro y nunca el daba el primer paso. Por
todo esto Cristián se sentó al lado de aquel señor pero se elimino de la mente
las ideas de tener algo con el. El tiempo pasaba y el viaje seguía, pronto
llegaría a su destino, pero en todo el viaje Cristián si apenas se había
concentrado, no podía de dejar de mirar de reojo la entrepierna del señor a su
lado, era un bulto enorme, que se marcaba demasiado; no podía dejar de fantasear
con tenerlo en su boca, de poder descubrir como era esa verga que allí se
guardaba, que ese mástil se abriera paso a través de su apretado culo; se estaba
empezando a excitar, sentía como su verga tomaba tamaño y como sus glándulas
salivares hacían que su boca se hiciera agua, apenas si tragaba saliva, sus
pupilas estaban dilatadas y su poco vello en el cuerpo estaba totalmente erecto,
su culo no se dejaba de contraer y se lubricaba por si solo, Cristián sudaba, el
contacto directo con el cuerpo del sujeto a su lado hacia que su piel se tornara
completamente sensible e involuntariamente empezaba a frotarse contra el cuerpo
de aquel sujeto, se encontraba en una especie de delirio:




Se siente bien- le pregunta el sujeto a Cristián
obligando a que este salga de su estado.


Si, no se preocupe, no me pasa nada- responde Cristián
algo avergonzado


No, a mi no me parece, esta temblando- Dice el señor-
Mejor le coloco mi chaqueta por si tiene frío- continua, y le coloca una
chaqueta de paño sobre los brazos de Cristián y mira a este a los ojos, y al
final suelta una pequeña sonrisa.






El señor no saca sus manos de debajo de la chaqueta y sigue
mirando fijamente a los ojos a Cristián, de repente se le acerca al oído y le
susurra:




Ya se lo que vos tenes, pero si no era tan grave, vaya
que me he encontrado con tremenda verga por debajo de mi chaqueta, si la
tenes grande, no- Le dice a Cristián- Pero si hay que buscarle una solución
¿no crees?


Si- apenas logra murmurar Cristián, al parecer su
erección lo había delatado.




Cristián siente como esa mano que sigue por debajo de la
chaqueta empieza a indagar mas abajo y se encuentra con su bulto que ahora es
muy prominente, siente como el señor le agarra el paquete y empieza a masajearlo
suavemente, sin levantar sospechas, mientras lo hace ambos siguen con su mirada
al frente y nadie en el colectivo parece darse cuenta. Pero el sujeto empieza a
indagar mas allá, su mano baja el cierre del pantalón de Cristián y se introduce
dentro del slip, Cristián siente como su verga que ya no aguanta mas se logra
liberar, como esa mano mueve todo su leche que tiene en sus guebas peludas, lo
hace con una maestría impresionante.




Vaya que tienes leche allí guardada, si tienes las bolas
bien grandes, te la voy a sacar todita- Le dice el sujeto a Cristián al
acercársele al oído.





La mano invasora sigue con su trabajo, esta vez se ha
apoderado de todo el tronco y empieza a subir y a bajar por todo el mástil,
Cristián siente como esos dedos tocan su glande y se quedan allí por un momento
para jugar con el, bajan y suben su capucha, aprietan, masajean y recogen todo
el liquido que sale de su ojete, Cristián cierra los ojos y empieza a
contornearse, la situación le es demasiado excitante; luego aquella mano hace lo
imposible para tocar su perineo y logra si apenas rozar el culo del pelao, pero
apenas este toque es suficiente para que involuntariamente Cristián pegue un
brinquito que hace quedar en mejor posición para la fortuna de ambos, el dedo
sigue su caricia a la zona anal de Cristián y se va introduciendo poco a poco,
apenas lo que deja la incomoda posición, al ver la dificultad de la maniobra la
mano deja sus intentos y empieza de nuevo con su labor en la verga, que ya esta
palpitando por si sola, de su cabeza no han dejado de brotar sendos chorros de
líquidos preseminales que han hecho humedecer toda la verga de Cristián,
haciendo mas fácil la tarea para la mano invasora, esta aumenta el ritmo d la
pajeada y cada vez aprieta mas fuerte, Cristián hace esfuerzos para contenerse y
si apenas puede ahogar los gemidos que se esfuerzan por salir, debe morderse los
labios para aguantar, hasta que inevitablemente Cristián siente como un calor se
esparce por todo su cuerpo empezando desde su verga, oleadas de placer inundan
su cabeza y la cabeza de su verga, siente como todos los músculos de su cuerpo
se contraen para enfocarse en expulsar toda la leche de su cuerpo, que sale
disparada exageradamente, si no hubiera estado la chaqueta encima seguro que sus
chorros habrían ido a parar con el conductor, fue un orgasmo estupendo, Cristián
empieza a calmar su respiración y el señor de al lado se saca un pañuelo y se
limpia por debajo de la chaqueta, se le acerca al oído de nuevo y le dice:




Gracias- es todo lo que le dice.






Apenas dicho esto se para y se baja del colectivo, dejando a
Cristián todavía sin salir de su estupor, poco después Cristián llega a su
paradero y se baja del colectivo aun sin entender muy bien que era lo que había
pasado, mas aun sigue su camino hacia su empresa.


Al llegar ve que en la portería se encuentra Fidel, el
celador de la empresa que tantas pajas le ha arrancado, es un hombre bastante
joven para estar de celador y esta demasiado bueno, es lo que siempre ha
pensado. Esta vez al verlo no le produce mucha importancia, si apenas lo
determina, todavía sigue en su cabeza lo que había acabado de pasar.




Buenos días doctor- le dice Fidel


Buenas- responde Cristián de mala gana sin pararse a
saludarlo y sigue con rumbo a su oficina.


No, doctor, espere un momento, que es que le tengo que
pedir un favor.- le dice Fidel


Que paso Fidel?- responde Cristián y ahora si le toca
parar y voltear a ver al celador.


Lo que pasa doctor es que me dejaron encargado buscar
unos documentos que están en la bodega, pero no los encuentro, y me dijeron
que usted era quien los había archivado, era a ver si usted me hacia el
favor y me ayudaba a encontrarlos.- Le dice Fidel


Ay Fidel, hermanito con todo el trabajo que tengo-
responde Cristián


Por favor- le pide Fidel


Listo, esta bien- responde Cristian al verse vencido por
la mirada suplicante de Fidel, esos ojos siempre lo han matado- pero no me
puedo demorar- continua.


No se preocupe doctor, no nos demoramos- responde el
celador






Y ambos cogen camino hacia las bodegas, Cristián va detrás de
Fidel y se toma el tiempo para admirarlo una vez mas, como tantas veces que lo
ha hecho en sus largos días de soledad, como antes había comentado, Cristián no
era una persona que entablara relaciones tanto serias como aventuras muy
fácilmente. Fidel estaba muy bien, tenia un culo bastante provocativo que en los
estrechos pantalones de celador se ceñían bastante, y por delante un paquete
considerable, además de una cara perfecta con aire de macho, hasta donde sabia
Fidel a sus 26 años ya había tenido dos esposas y tenia 4 hijos, solo dos de sus
esposas, otros dos de aventuras que le había tocado reconocer y quien sabe
cuantos mas perdidos por ahí, desde que lo había conocido siempre lo había
deseado pero su miedo lo hacia portarse muy indiferente con el.




Listo doctor, yo revise en estas gavetas y no encontré
nada- se le dirigió a Cristián


Y ya buscaste en las de allá- le dice Cristián señalando
unas estanterías del fondo del sótano


No doctor, pero ya voy pa allá- le responde el celador


Ve Fidel, como así que vos tenes 4 hijos, y vos tan
joven- Le pregunto Cristián tratando de romper un poco el hielo.


Si doctor, donde lo meto las preño, mi leche es como
mágica- respondió Fidel sin recordar con quien estaba hablando.- Doctor que
pena, se me salió lo indio.- trata de corregirse Fidel


No que va, y no me ves que yo soy mas pelao que vos, no
me molesta para nada que te expreses así.- responde Cristián tratando de
restarle importancia al comentario.


Y usted que doctor? Debe tener su novia por ahí,
¿cierto?- le pregunta Fidel


¿yo?, no mijo, yo no soy bueno con las mujeres, como que
no me van- le dice Cristián, un poco sorprendido por la pregunta.


Como así doctor, y usted como esta de bueno... quiero
decir como es de pinta y todo profesional- corrige Fidel pensando que la
había cagado.






Ante esa respuesta ambos vuelven al silencio, pero algo le
decía a Cristián que algo iba a pasar en esa bodega, porque Fidel no dejaba de
mirarlo y Cristián correspondía esas miradas, se hacían los que estaban buscando
los documentos, pero ambos al parecer, se concentraban era en otra cosa, hasta
que por fin Cristian los logró encontrar y se acercó a Fidel que estaba agachado
buscando en unos anaqueles del piso.




Listo Fidel, ya los encontré, se me había olvidado que
los había colocado en estas carpetas- le dijo Cristián a Fidel




Pero este al parecer no se había percatado de lo que le
habían dicho, ya que mantenía clavada su vista a la altura de la entrepierna de
Cristián.




Que paso? que me ves?- le preguntó Cristián al celador..


Tienes la bragueta abierta- le respondió Fidel






Solo hubo un momento de silencio, para que Cristián subiera
su cremallera, no se había percatado de que desde el colectivo la traía así,
dejando asomar buena parte de su bulto y unos cuantos pelos.




No doctor, déjela así- le dijo Fidel sin pensarlo




Para que inmediatamente se lanzara sobre ese bulto, e
introdujo su mano por entre la cremallera, al ver que Cristián no ponía
resistencia prosiguió.




No Fidel, ¿que haces?- preguntó Cristián, aun sabiendo la
respuesta.


Ay doctorcito, usted esta que me revienta de las ganas,
deje que yo le doy el placer que se merece, usted no mas cierre los ojos-
respondió Fidel con un tono de deseo, de lujuria.






Fidel, bajo del todo la cremallera, quito el botón y la
correa y el cinturón, bajándole el pantalón hasta los tobillos, ante el quedo un
bóxer corto, blanco, que tenia un olor especial, olía a semen, el olor
enloqueció a Fidel, que inmediatamente quito el obstáculo. La verga de Cristián
empezaba a erectarse, estaba rodeada de abundantes pelos y podría llegar a medir
unos buenos 20 cms, era gruesa y tenia una cabeza muy bella, brillante; su base
se perdía en los pelos y de allí sus guebas que colgaban. El celador no perdió
mucho tiempo y empezó con sus mamadas, succionaba las bolas para que con su
lengua las rodeara dentro de su boca, luego se metía todo el tronco hasta el
fondo de su garganta y relamía la cabeza que aun tenia rastros de semen que hace
poco tiempo había salido en borbotones, al tiempo que se la introducía en la
boca, con su mano derecha la estaba pajeando, generándole un enorme placer a
Cristián que ya se había quitado su camisa y estaba totalmente desnudo, su
cuerpo era lampiño, y algo marcado. Pronto Cristián empezó a taladrarle la boca
al celador, lo hacia con fuerza, llevando que toda su verga se introdujera hasta
el fondo de la garganta de Fidel, que a duras penas lograba respirar. Además
este ya había introducido unos cuantos dedos en el culo de Cristián y empezaba a
dilatarlo.


Pronto Cristián sintió que se vendría, así que le dijo a
Fidel que parara, este se incorporo y se llevo la boca del doctor a la suya,
intercambiándose en un beso morboso, las lenguas se introducían en la boca del
otro, para luego enredarse en la otra cuando las sacaban, las manos de Cristián
también exploraban todo el cuerpo del celador, el cual también se empezó a
desvestir hasta quedar ambos desnudos, Cristián, empezó a bajar con su lengua
para recorrer el cuello del celador y encontrarse con un pecho bastante
musculoso y unas buenas tetillas rodeadas de pelo, que no dejo de succionarlas
como si estuviera amantando, siguió bajando y se encontró con el plano abdomen
del celador y con su camino de pelos hacia su verga, además sus manos habían
tomado posesión de las nalgas del celador, y sus dedos habían rozado su esfínter
produciendo alguno que otro espasmo en Fidel, ahora el que estaba de rodillas
era Cristián y se llevo a su boca una colección de verga que tenia el celador,-
con razón que tenia tanto chino, quien no se deja preñar por esta belleza de
verga- pensó Cristián, era de unos 19 cms, pero era muy gruesa, llena de venas a
los lados y con un indescriptible olor a macho, Cristian le dio tiernos
lametazos, probando su sabor, sabia a hombre, a semen, a sexo, el sabor le
fascino y se introdujo sin pensarlo los 19 cms, hasta el fondo de su boca, no
podía llevársela toda sin que se le generaran arcadas, pero las ganas de mamar
esa belleza eran mas y hacia todo lo posible para abarcarla toda, le dolía la
quijada porque tenia que hacer un gran esfuerzo por que le entrara, pero el
seguía con sus arremetidas sobre aquel vergajo. Repentinamente la boca de
Cristian se inundo de leche que salía a chorros de el ojete del celador, quien
se contraía y se contorsionaba mientras se venia, y su verga no dejaba de
expulsar leche que iba a parar al paladar del doctorcito y a lo profundo de su
garganta , pero era imposible que lograra tragársela toda e inevitablemente se
le escapaban unos cuantos chorros que salían por las comisuras de sus labios
para ir a caer al piso.





¿por qué no me avisaste que te venias?- le reclamo
Cristián- quería gozar mas- continuo


No se preocupe mi doc, que aquí hay mas leche para usted-
le respondió mientras se agarraba su verga.






Después de eso, Fidel también se arrodillo y empezó a comerse
la boca de Cristián, saboreando su propio esperma. Fidel lamió todo el cuerpo
del doctor mientras volvía a coger fuerzas para empezar una nueva faena, se
habían acomodado en un 69 de lado, que les permitía dar placer y recibirlo,
ahora ambos se introducían los dedos, haciendo que la mamada fuera mas
placentera, Fidel fue un poco mas allá e introdujo su lengua en el culo de
Cristián, haciendo que este empezara a mover su culo hacia la lengua del
celador, pero no quería que solo el fuera el que recibiera y también busco el
agujero de Fidel, encontrándose con un culito oscuro, rodeado de algunos pelos,
Cristián se pegaba a ese agujero y ambos estaban ahí, casi llegando al éxtasis
haciéndose una mamada de culos mutua, las lenguas se las intercambiaban por los
dedos y los hundían hasta el fondo, sintiendo como los esfínteres oprimían
resistencia ante el dedo que trataba de merodear mas y mas profundo. Llego el
momento de decidir quien iba a ser el primero en ser penetrado, pero ambos
tenían tanta calentura que ninguno quería ceder.




Doctor, déjeme a mi primero, que yo quiero que me meta
esa verga hasta el fondo, y que me empiece a culear- le dijo el celador


No mijo, me la vas a meter vos a mi, recuerda que aquí yo
soy el patrón y mando yo- le respondió Cristián colocándose de cuatro patas,
dejando descubierto su lampiño culo rosado, que ya estaba bastante dilatado.






Ante esta visión, Fidel al parecer cambió de opinión, porque
inmediatamente coloco su botón en la entrada de ese culito y empezó a penetrarlo
suavemente ya que por el tamaño del vergajo no entraba fácilmente, para que a la
mitad del cuento pegara un empujón que hace gritar de dolor al doctor, Fidel
sentía como las paredes del recto de Cristián palpitaban en la sensible cabeza
de su verga, el bombeo comenzó y ambos gemían ya muy fuerte, afortunadamente
estaban en el sótano, al que casi nadie llega y se encuentra bastante apartado
de los demás miembros de la empresa. Al rato ambos se acostaron de lado sin que
Fidel se saliera de Cristián alzándole una pierna y retomando con el bombeo, se
podía ver como todo el mástil de Fidel se enterraba hasta el fondo de Cristián,
chocando las guebas de ambos, mientras Fidel mordía el cuello de su doc, y lamía
su oreja por detrás, Cristian así ensartado no aguanto mas y se vino oprimiendo
con fuerza su verga y generando una venida monumental, era increíble que le
pudiera salir tanta leche teniendo en cuenta que hace poco había disfrutado de
la paja de un desconocido, además su culo se contraía con fuerza ante las
arremetidas del celador, generándole a este un placer indescriptible, que hizo
que inevitablemente se corriera dentro del culo de Cristián; al sacar su verga
del estrecho culo de Cristián, dejo un enorme hueco en su recto del cual salían
escurridos chorros de la leche del celador, pero este, aprovechando que la
erección de Cristián no se había caído, se coloco encima de este y comenzó a
sentarse, mientras que con su mano dirigía la entrada de la también grande verga
de Cristian en su culo, poco a poco entraba, produciéndole gran dolor, pero no
se rindió y por fin se encontraba totalmente engarzado, ya así empezó a cabalgar
con gran ímpetu, a Cristián la erección no se le caía y sentía como si su verga
estuviera metida en un horno, a cada galopada sentía como el placer lo inundaba
empezando desde la punta de su verga, cogió el pito del celador y empezó a
pajearlo, no duraron mucho así y el celador se vino por segunda vez haciendo que
sus chorros cayeran en el rostro de Cristián los cuales luego lamió mientras se
besaban tiernamente, ambos se mordían los labios y daban suaves lamidos a sus
rostros, al parecer había nacido algo mas que una simple aventura.



Después ambos se vistieron y se dirigieron apresuradamente
hacia sus respectivos puestos de trabajo, ya era muy tarde y ambos podrían ser
amonestados. Pero la historia no acaba aquí, todavía era muy temprano, Cristián
no podía creer todo lo que le había pasado y lo que le faltaba por vivir, su
vida de un momento a otro dio un gran giro y se preguntaba ¿era este un día
normal?, pero si queres saber el resto debes estar pendiente de la segunda
parte.


Si te gusto mi relato y quieres contactarme, escríbeme a
POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO



Juan.


Por favor vota el relato. Su autor estara encantado de recibir tu voto .


Número de votos: 0
Media de votos: 0


Si te gusta la web pulsa +1 y me gusta






Relato: Caleño con suerte
Leida: 1110veces
Tiempo de lectura: 13minuto/s





Participa en la web
Envia tu relato
Los 50 Ultimos relatos
Los 50 mejores relatos del dia
Los 50 mejores relatos semana
Los 50 mejores relatos del mes



Contacto
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados












relatos eroticos













Webcams Porno Exclusivas


Principal | Libro de Visitas | Contáctanos | Envia tu relato | Mis Relatos Porno.com


relatos verdeporno calientesgay consoladorfetiche pies pornotodorelatos madrefollando mujeres casadasrelatos porno españatías pornoprincesa disney pornolesbianas cuarentonasrelatos infielporno urgiasporno liberalrelatos de sexo con suegrarelatos erotic osrelato erotico marquezeme tire a mi primafollar eroticofantasias pornograficasrelatos porelato erotico sexorelatos eroticos hospitalariosbuscador relatos eroticosrelato mi hermana mayorporno gitanassexo telefonico con madurasme follo a mi vecinagladiador pornofisica o quimica pornoporno gay chinoporno gratis abuelohermanos cachondostias borrachasfollando a mulatamilitares gays follandorelatos cortos xxxelectricista pornofolla vecinastatuajes eroticosguarradas pornomasajes porno lesbicosplomero pornorelatos filial lesbicorelato porno gaychupame el culofutbolistas peludosrelatos sexuales sobrina vergudaporno cortos gratisfollando con la ancianadisco pornoporno de abuelas cachondasporno cocinarelato porno de la pequeña kendrita 3 parterelatos porno de viejossobrino xxxsuegro negro folla ano y come chocho yerna relato eroticonovia exhibicionistarelatos eroticos entre suegra y yernosexo gay con maduroporno trios gaysstriper pornorelatos eroticos esposa infiel consentida trio www nvideos.comcuentos eroticos cortosmuyzorraarelatos eróticos con mi esposa haciendo un teibolRelato pornos mujer con vestido de novia fallando a un desconocidorelatos polla coño. papiporn caballosrelatos eróticos de gordos camionerostetas venosasrelatos con fotos mi padre me desvirgooo y madre con hijos incestos realesporn despedidasrelatos pprnomaduras pornograficasmorbo relatosdi arrimon a una chibolita relatosporno pelirrojoporno con hombres madurostransexual relatosmi chochomaduras follando con enanosporno despedida de solterostodo relato movilrelatos " sigue tu" vergotarelatos eroticos no le aguente toda la verga ami padrinorelatos sexo filialpapa noel eroticocuentos porno gayporno simulacion violacionporno partirelatos eróticos gays